Mi decisión

Un beso furtivo, sabías que no debías.

Una mirada de cariño, sabía lo que querías.

Te parece difícil entender mi decisión. Asume que he muerto.

No porque no te quiera, sino que mi amor por otro es aún mayor.

 

No debes sentirte mal, en serio, no.

He decidido entregar a otro mi corazón.

Pero no es cualquier persona. Tú lo conoces.

Es Aquel quien siempre nos llama y espera.

 

No fue fácil elegir. Entiéndelo así.

He debido morir para nacer nueva.

Ya elegí lo que era mío desde antiguas eras.

Vivir con el Amor, y morirme en su saciedad,

Para nacer como creatura nueva,

Dispuesta a seguirlo por la eternidad.

Con el Amor de Amores, Dios

Con el Amor de Amores, Dios.

Imagen tomada de la película El Gran Milagro. (Bueno, estaba en Google, pero es de esa película)

Anuncios

Vestido Blanco

Hoy te vi, con ese vestido blanco. Muchos pensaron que te ibas a casar, como cualquier otra mujer. Pero no. Sorprendiste a todos, decidiéndote por algo muy distinto.

La primera vez que te vimos así pensamos que era un juego más, de aquellos de la niñez, en que asumíamos un personaje. Pero no. Nos diste una bofetada sin manos.

Muñeca con hábito

Hoy te vi, con el mismo vestido blanco de siempre. Tu madre hubiese querido comprarte un ajuar para tu boda, ayudarte a elegir el mejor encaje, un vestido único y diferente. Renunciaste a ese sueño con gracia.  “No quiero usar un vestido blanco una vez”, dijiste aquella ocasión. “Quiero vestir de blanco por siempre”.

Novia

Hoy te vi, metida en esa caja con el vestido blanco. Mejor dicho con ese hábito que usabas a diario. No puedo negar que, aún muerta, eres más feliz que cualquier otra mujer. Porque muchas eligen vestir de blanco una vez, y tú elegiste vestir de blanco para siempre y casarte con el fiel por excelencia.

Hoy me despido de ti, esperando verte en la vida eterna. Seguro te veré con un mejor vestido blanco, junto a nuestro Señor.

Fotos tomadas de todocontenidos.com y Congregación María Reina Inmaculada.