Momia

No estuviste a mi lado, lo recuerdo.
Sólo te veía desde lejos.
Otras cosas eran tu prioridad.
Me consideraste un estorbo, nada más.
De nada vale mi sacrificio.
Lo estoy dejando todo por ti.
¿Lo aprecias? Lo dudo.
No pones de tu parte para cambiar las cosas.
Me da ganas de irme, te lo digo,
Pero sigo firme por mí.
Me he comprometido, debo seguir.
No rompo mis promesas.
Momia
Los días pasan y sigo sola,
Aferrada a una momia
Que no se inmuta con el pasar del tiempo
Y sólo dice: No quiero;
O su otra frase típica: Déjenme morir.
¡Para qué, si ya lo estás!
Hasta ahí escribo no más,
Pues la momia acaba de despertar.

Anuncios

Reencuentro en la eternidad

Sostiene en sus manos el relicario que alguna vez su amado le regaló

Soñé que te tenía a mi lado y colocabas alrededor de mi cuello ese hermoso relicario en que colocaste nuestras fotos, antes de siquiera pedir mi mano. Todo era un encanto, un paraíso de amor. Íbamos al cine y jugábamos en el parque. Eran eternos esos días en que cocinaba para enamorarte. Te preparaba todo lo que querías y lo comías con fascie gustosa, como cuando te empalagabas con mis dulces besos en tu boca…

Mira su entorno. La casa es muy grande para una sola persona, y le recuerda su soledad.

Pero, he despertado. Muchos años han pasado desde que no estas conmigo. Me he hallado sola en esta inmensa casa y con muchas arrugas que cruzan mi vetusto rostro letalmente herido por el ingrato tiempo. Me aqueja el dolor de ya no tenerte a mi lado y ahora pasar mis últimos días en soledad.
Pero el día de hoy ya no me invade la tristeza. Más bien me siento llena de felicidad. Pronto te volveré a ver, y nuestro amor resurgirá.