Los números de 2012 ^_^

Ilustres y estimados lectores. Les comparto esta info =)

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2012 de este blog.

Aquí hay un extracto:

600 personas llegaron a la cima del monte Everest in 2012. Este blog tiene 1.900 visitas en 2012. Si cada persona que ha llegado a la cima del monte Everest visitara este blog, se habría tardado 3 años en obtener esas visitas.

Haz click para ver el reporte completo.

¿Te animas a verlo? Este es mi primer año en WordPress y, siendo que no me llamaba la atención la idea de un blog, me ha gustado esta experiencia. Gracias por acompañarme en esta aventura, amigo lector. 🙂

Feliz Navidad (atrasada XD), que Dios te bendiga siempre.

Feliz año nuevo. Espero que tengas un año lleno de bendiciones.

Veamos qué surgirá en el 2013…

Anuncios

Reencuentro en la eternidad

Sostiene en sus manos el relicario que alguna vez su amado le regaló

Soñé que te tenía a mi lado y colocabas alrededor de mi cuello ese hermoso relicario en que colocaste nuestras fotos, antes de siquiera pedir mi mano. Todo era un encanto, un paraíso de amor. Íbamos al cine y jugábamos en el parque. Eran eternos esos días en que cocinaba para enamorarte. Te preparaba todo lo que querías y lo comías con fascie gustosa, como cuando te empalagabas con mis dulces besos en tu boca…

Mira su entorno. La casa es muy grande para una sola persona, y le recuerda su soledad.

Pero, he despertado. Muchos años han pasado desde que no estas conmigo. Me he hallado sola en esta inmensa casa y con muchas arrugas que cruzan mi vetusto rostro letalmente herido por el ingrato tiempo. Me aqueja el dolor de ya no tenerte a mi lado y ahora pasar mis últimos días en soledad.
Pero el día de hoy ya no me invade la tristeza. Más bien me siento llena de felicidad. Pronto te volveré a ver, y nuestro amor resurgirá.

Dia de la Tierra atrasado

Dia de la Tierra atrasado

Pasé unos días en uno de los distritos de la ciudad de Lima, el cual es considerado el más verde: Miraflores. Al ver los árboles, el Parque Kennedy y los paseos en media vía que conectan ciudad y naturaleza, no pude evitar pensar en una característica que se adjudica al ser humano: adaptarse a su entorno. Os pregunto: ¿lo hacemos? ¿Somos nosotros los que nos adaptamos al entorno o es el entorno el que termina violentado para “adaptarse” a nuestro estilo de vida?

Cada vez es más difícil encontrar áreas consideradas verdes, más aún encontras las que lo son en verdad. No es que sea New Age (no lo soy), pero está en la Biblia, en el Génesis, que Dios nos da la tierra para cuidarla y administrarla. No para destruirla y decir que no me importa o no es mi culpa. Un plástico que tiremos al piso es algo que a nosotros mismos nos puede hacer daño. Un poco de aceite en el agua mata a algunos animales. Petróleo o radiación en el mar no solo elimina el ecosistema de ese trozo de mar; lo contamina de tal manera que incluso la estructura molecular de las partículas que conforman el agua a nivel mundial se alteran. Si gustan pueden buscar el documental que lo explica, pero está en inglés.

Sí… Viva el progreso… Sigamos con el avance a la tan temida e inevitable destrucciónRecuerdo varias series y películas que satirizan la matanza de este planeta y en las cuales se representa a una humanidad que habita en el espacio. ¿Es eso lo que esperamos? ¿Vivir en el espacio es el siguiente “paso lógico”? Quizá esto parezca muy de ciencia ficción, pero no es así.

Image

Estimados, ésta es la tierra que se nos ha dado en heredad. Hace un siglo era un sueño llegar al espacio, a la luna, o a cualquier otra parte de nuestro sistema solar. Pero, con el tiempo, el ser humano aprendió cómo llegar tan alto como para escaparle a la gravedad que le sujeta a este planeta. E iniciaron los viajes al espacio para llegar a la luna, hacer experimentos y enviar satélites para permitir una comunicación globalizada.

Ahora, en el siglo XXI, éste es el planeta que tenemos:

Image

Ilustres, ya no solo contaminamos el patio nuestro o el del vecino. Hemos llegado al espacio.

¿Es esto lo que queremos? Ya ni podemos ver las estrellas por las luces de la ciudad en que habitamos. Aire fresco no existe excepto en pocas partes del mundo. Agua pura, con la estructura original de hace cientos de miles de años, ya no existe (según cierto documental). Seamos sinceros; si cogemos una botella con agua lo que sentimos que le da algún sabor extraño es los químicos que se le filtran.

No es bueno.

Os invito a que piensen. A que pensemos todos. ¿Queremos un lugar donde no haya dónde ocultarse del sol? ¿Un lugar que no podemos llamar hogar por la escasez de cosas básicas? ¿Un sitio que nos mate con la lluvia ácida que nos rocíe cual veneno fermentado de nuestros crímenes contra la naturaleza?

Reflexionemos… Aún queda tiempo.

Antes que lo olvide: Feliz día del Libro.

Noche llena de letras

Fue una hermosa velada la del 29 de febrero… ¡Y tendrá su segunda parte! El 25 de abril a las 18H00 Jorge Vargas Chavarría y yo nos volveremos a presentar junto con nuestra querida amiga Michel Terranova. Esta vez será en Libri Mundi del centro comercial San Marino. Amigos lectores y escritores, estáis todos cordialmente invitados. Los esperamos para, juntos, disfrutar de una mágica noche llena de letras.

Image

Para mayor información pueden escirbir al siguiente correo: jorgevargasch@gmail.com

También pueden contactarme tanto en Facebook como Twitter.

¡Los esperamos!

Un día en la historia de mi vida

02 de Marzo del 2002. Un hecho que sacudió mi alma aconteció un día antes. Para aquellos que lo saben, lo saben; para aquellos que no, en el misterio quedará.
Era un día algo nublado, especialmente por el meridiano. Y, un poco avanzada la tarde, empezó a llover.
Yo me encontraba jugando solitario en la computadora, a falta de unos naipes con los cuales jugar en el escritorio. Quizá de haberlos tenido no hubiera surgido el origen de muchas cosas.
Apenas tenía 13 años, pero sentía mi alma vieja y dolida. No lloraba porque no era mi costumbre hacerlo. Aún así, de alguna manera debía desahogarme. Jugar solitario no era suficiente, y no quería sentarme a leer.
Miraba a través de la ventana cómo caían las gotas de lluvia. Era torrencial y me daba la impresión que el cielo lloraba en mi lugar. Había truenos y relámpagos. Ninguno me asustó. No estaba sola. Mi abuela escuchaba su música haciéndome compañía en la sala de estudio, aunque cada una estaba en sus asuntos.
De repente, dejé de jugar y abrí un archivo de Word. Me quedé absorta contemplando la hoja en blanco. Era sólo una hoja, pero me llamaba mucho la atención. ¿Sabía manejar el programa? ¡Por supuesto! Ya había hecho antes trabajos para el colegio y para el curso de inglés que tenía los sábados.
Pero… ¿Había usado ese programa antes para otra cosa que no fuera hacer una tarea? La verdad es que no. Sólo hacía lo que tenía que hacer. No me había propuesto una meta personal.
Pues, ésta era la oportunidad. Siempre hay una primera vez, ¿no?. Comencé a escribir.
Sólo pensaba en una niña que tuviera que descubrir un secreto, algo que cambiaría su vida por siempre. La lluvia y los truenos junto con la computadora me sirvieron para el ambiente, pero lo que me inspiró más fue lo del día anterior, aunque no tenía que ver con la situación que estaba surgiendo de mis manos no hacia una pluma sino al teclado. Cuando me detuve a leer, vi que había escrito al menos unas cuatro páginas.
Y me gustaba.
No es que me encantara, porque sabía que tenía que mejorarlo. Aún así me gustaba. Antes, sólo había escrito poemas (muchos sin sentido, en serio) y no había intentado la narrativa. Era algo muy diferente, con muchas libertades.
No esperé más y seguí escribiendo.
Ahora, diez años después, sigo escribiendo.
Escribo tanto poesía como narrativa. Eso es algo bueno, creo yo.
Y ese archivo tiene como 106 páginas y debo editarlo antes de decir que está listo para mandarlo a alguna editorial o publicarlo de manera independiente.
Esa niña, que se desahogó con teclado en mano hace diez años, es ahora una mujer que escribe porque le encanta. El hecho que estudie medicina y que en unos años seré doctora no quiere decir que vaya a descuidar mi faceta de escritora.
Saludos, mi amig@ lector.
=)

Cito algunas frases que me regalaron el día de la tertulia:

Hola… Me gustaría regalarte un libro de pensamientos positivos para que tus futuras obras contengan palabras totalmente positivas.

Me gustaría regalarte una libreta para que escribas tus pensamientos.

Te regalo el momento que te pierdes al no mirar las nubes.

Je vous offre un chemian rempli d’extase et sagesse.

¡Gracias a todos!