¿Me quisiste en algún momento?

¿Me quisiste en algún momento?

Para tí todo era un juego.

Siempre dijiste que no irías en serio.

Por eso, para mí, seguirte era un tormento.

 

Me cansé de estar atrás de ti

Como si fuese tu groupie o tu sombra.

Me considero muy valiosa.

Por eso, ahora, me alejo. He de partir.

Esta ciudad es grande, pero pequeña para nosotros.

Ya está harta de mis lágrimas y tus insultos.

Mis letras no te sirven, pues no sientes.

Ahora las canto yo, aunque a tu disquera le duele.

Sólo quieren las letras, no a mí.

No me venderé por unos cuantos dólares.

Ni por algo que envilece mi alma.

Me voy a donde soy querida,

Mi bolsillo y mi corazón en paz.

 

A ver qué haces sin mis letras.

Tu carrera en un pozo queda.

Ya no tienes seguidoras “fieles”,

Sólo un penthouse frío como un OR.

¡Qué pena que no haya trasplante de sentimientos!

Igual, no creo que te sirva.

Sólo trabajas de mensajero

Mientras que yo gano Grammys y Billboards.

Hasta un Golden Globe. ¡Soy superstar!

Y en esta dura empresa he hallado el amor.

 

Ahora te vuelvo a preguntar:

¿Me quisiste en algún momento?

Quizá no, pero ya no me importa.

Ni siquiera hoy, ¡coincidencia!

Es nuestro funeral.

Anuncios

Dos palabras

Quiero decirte dos palabras

Que quizá tú no aprecies.

Sé que llegarán al fondo de tu alma

Aunque tu cara no lo demuestre.

 

(No es el momento, lengua inquieta

De decir palabras como aquellas

Pero te desesperas por decir lo que anhelas…)

 

Son sólo dos, no más,

Las que encierran mi sentir.

Las escucharás, bon ami,

Cuando estemos ante el altar.

 

(Si crees que vas a llegar…)

 

Te necesitaba

Te necesitaba, y no te tenía a mi lado. Fui una tonta por alejarme de ti.

Te deseché, como si me estorbaras.

Pero no es así. Yo soy la escoria. Mis actos me aíslan, me llevan lejos de tu lado.

 

Te necesitaba, pero no podía alcanzarte.

 

Y tú me buscas. Es notable tu amor por esta mujer que no te merece.

 

Te necesitaba, en medio de aquella oscura noche.

Te quería llamar, pero un teléfono no serviría.

No hay tecnología que me permita comunicarme contigo.

Había algo que me recordaba a ti. Una reliquia.

 

Te necesitaba. Como tonta me alejé de ti.

Pero tú estabas a mi lado.

Te sentí, pero no creí que fuera cierto.

Algo tibio rozó mi corazón y sentí algo que me conmovió.

Mis lágrimas brotaron desde el fondo de mi alma.

Necesitaba la reconciliación.

 

Te necesitaba, y dormí abrazada a tu regalo. La Palabra que nos has dado.

Mi sueño se llenó de paz.

No te vi, pero mi corazón se libró del hielo que lo cubría.

El calor quería llenarme, poco a poco.

 

Te necesitaba, y descubrí que me necesitabas también.

Me querías, y ese amor aprendí a entender.

Te busqué. La ceguera que tenía se esfumó. Veo claro el camino.

El camino que me lleva a ti.

 

Te necesitaba… Me abrazaste…

 

Te necesitaba, y sentí tu mano que me guiaba.

Me abrazaste, y en esta ocasión te sentí con claridad.

Derrumbaste los muros que me cubrían.

 

Te quiero. Sabes que es así.

Mi alma es tuya. Siempre lo ha sido.

Nunca me exigiste una muestra de amor, pero lo diste todo por mí.

 

Ahora es mi turno. Te ofrezco lo que soy.

Ha llegado mi hora. Te alabaré.

Te glorificaré por siempre, Amor de amores.