Mirar

Desde muy pequeña, como muchos niños habitantes del Cerro Santa Ana de Guayaquil, he pasado muchas noches mirando las estrellas desde las ventanas de mi casa. Era un dulce regalo después de las tareas de la escuela. La brisa proveniente de la ría, junto con ese cielo lleno de estrellas que parecía escarcha sobre una suave tela azul marino. ¡No había cosa mejor que aquel festín natural!

Quizá por eso desde aquella época sueño con el cielo, las estrellas, los planetas…. El espacio en sí.

Pero no es un sueño que ha quedado en sólo mirar hacia arriba cada vez que hay una luna de sangre o un eclipse lunar. No os confundáis. Sigo persiguiendo aquellas esferas celestes que se encuentran a muchos años luz de nosotros. Pero mi persecución es distinta.

Atrás quedaron los sueños de ser astronauta, astrofísica o siquiera considerar trabajar en la NASA o fundar algo similar en mi patria (sí, mis sueños siempre han sido locos). Ahora mi realidad ya que han sido otras las musas que me llamaron.

Y aún así no olvido este camino. Cruzar la vía láctea, encontrar nuevas estrellas, o al menos nuevas para nosotros. El universo es inmenso y nos guarda aún muchos secretos.

Pero yo ya no he de ser la que viaje. O al menos no mi cuerpo. Sólo mi nombre.

Éste es un nuevo proyecto de la NASA. Sin querer, dan la opotunidad a que “internautas” como yo podamos llegar a los lugares más recónditos de la galaxia, desde la comodidad de nuestros hogares y cumpliendo aquellas pequeñas e importantes misiones que nos mantienen gravitando sobre la superficie de este planeta llamado Tierra.

Aquí les comparto el link.

http://go.usa.gov/vcpz

¿Se atreven a explorar el universo?

Yo ya me he inscrito. Vamos, y juntos conozcamos el espacio sideral.

El desconocido

Todos celebran el Día de la Madre. Mucha algarabía, mucha comida también. Mucho mercantilismo que algunos no quieren reconocer, es cierto.

Pero, ¿qué pasa con el Día del Padre? Algo de consumismo, menos pompas. Ciertamente nada de mariachis o serenatas.

¿Por qué?

Porque algunos no reconocen el rol de los padres. Aquellos hombres que, para nosotras, son nuestros reyes y claro ejemplo de lo que queremos en el famoso príncipe azul. Esa parte a veces centrada, a veces divertida, el perfecto complemento de mamá.

¿Qué pasa cuando falta?

Se pierde una parte esencial de la familia, así como si faltare la mamá.

¿Conoces, estimado lector, la frase “Padre no es el que engendra, sino el que cría”? Es cierto. Lo digo por experiencia.

Una breve anécdota. No conozco a mi padre biológico. Pero no necesito conocerlo tampoco. Porque tengo papá. Hubo en mi vida un hombre que, sin guardar relación genética conmigo y, obvio, ni participar en mi concepción, me acogió en su seno como hija y no ha descuidado ese papel de padre hasta ahora. Aunque él diga que tengo un padre biológico en alguna parte del mundo, él es el único padre que tengo.

Quizá en ese aspecto no he tenido la familia convencional. Madre soltera encerrada en el trabajo, partiendo desde ahí. Pero tuve (y tengo todavía) a mi abuela materna, quien cumple el rol de madre, y el padrastro de mi mamá, mi papá.

Una figura femenina y una figura masculina que llevan el rol de padres y hemos formado una familia. Tal como debe ser. Mamá, papá e hija.

Ya son veinte y cinco años de eso. Hoy es mi onomástico.

Estoy agradecida con la decisión que todos tomaron para poder decir hoy: He llegado al cuarto de siglo. Porque si mi mamá se hubiese dejado llevar por lo que decía el mundo, no hubiera llegado a nacer. Mi abuela y mi papá le abrieron los ojos a la vida y aceptó tenerme. Mi abuela y mi papá se encargaron de lo demás. Y les estoy eternamente agradecida.

Porque por ellos conozco el hermoso don de la vida.

Por ellos aprendí sobre el amor a la lectura. Y con eso la escritura.

Porque por ellos soy la mujer que soy ahora.

 

¿Ya le dijiste a tu papá cuánto lo quieres? ¿Qué tan agradecido estás por la vida que te ha dado?

Anda. Aunque no te diga nada, todo lo guarda en su corazón. Así es mi papá.

 

¡Que tengas un día lleno de bendiciones, estimado lector!

La castidad es el camino

Estimado lector, antes que continúes te advierto que esta entrada te puede chocar, porque puede que no creas en muchas de estas cosas, pero son las cosas en las que creo y practico.
Soy estudiante universitaria y practico algo que nadie me impuso, lo elegí; no es por falta de oportunidad sino por tener una inmensa fuerza de voluntad. He elegido vivir la castidad.
Quizá te preguntes: ¿En verdad se puede vivir la castidad en el siglo XXI? Pues sí. Caso contrario yo no existo, al igual que muchos amigos míos.
¿Por qué escribo esto? Porque hace algunos meses estaba escuchando una conversación que me pareció en muchos puntos equívoca, pero tampoco entendían razones cuando traté de explicarles mis puntos de vista. El protagonista era un auténtico machista que nos ve a las mujeres como simples objetos. Al menos ya lo hemos convertido un poco.
Con la mano en el corazón te pregunto: ¿has tenido relaciones? ¿Te has vuelto a hablar con esa persona? ¿Sabes que en el fondo la heriste?
No es mi intención satinizar las relaciones, sino aclarar que no son para vivirlas en cualquier etapa. Son para el matrimonio. No para antes. Por si acaso: virginidad y castidad no son lo mismo. Googléalo si quieres. Claro que el matrimonio no solo comprende eso, es muchas cosas más.
Hay muchos que terminan perdiendo la virginidad por curiosos, porque se les ocurrió, porque fue una apuesta, porque se dio la oportunidad, porque todos lo hacen. Muy pocos dicen que fue por amor. Y de éstos aún menos dicen que todavía se aman y están casados o al menos unidos. Las estadísticas no mienten, ¿verdad?
En mi caso decidí esperar. No es algo que se me ocurrió recién entrada a la universidad. Es algo que lleva casi tanto tiempo o más del que llevo escribiendo. Para eso he decidido seguir unas etapas en relación a los chicos.
1.- Conocido: apenas un hola y chao. Eso es todo. Ahí entran muchos.
2.- Colega: alguien con quien trabajo porque me ha tocado o lo he elegido. También entran algunos compañeros de clase.
3.- Compañero: Alguien con quien no solo trabajo, sino que nos llevamos bien.
4.- Amigo (se reduce el número drásticamente): Aquel en quien siento que puedo confiar, generalmente no entran en este grupo los universitarios (si eres universitario, entenderás el por qué).
5.- Mejor amigo: el que confía en mí y yo confío en él. Es casi un hermano.
De aquí vienen tres opciones.
– Se queda como mejor amigo.
– Se convierte en mi hermano. Sin opción a cambio.
– Se convierte en mi enamorado.
En caso de convertirse en mi enamorado, tiene dos opciones:
– Terminar la relación.
– Pasar a ser novios.
Y si se convierte en mi novio sólo debe haber una opción: el matrimonio.
Parece tedioso, pero no lo es. En realidad es sencillo. Y te permite conocer bien a las personas. Es que en la actualidad ni bien se conocen y ya son amigos. O peor aún, apenas se ven y ya tienen relaciones. ¡Ni saben el nombre de la otra persona! Al menos esperen, ¿no? O mejor aún, esperen a casarse, si es que llegan. Si no te diste cuenta, te digo: no creo en el amor a primera vista.
Vivimos en la época de lo fugaz, de vivir el instante. Pero el amor no es fugaz. El amor es una decisión, es esperar, es cuidar, es muchas cosas que la gente ya ha olvidado.
Otra cosa. Ahora todo el mundo dice esto:

¡No! ¡Infinito+1 veces no! La verdad si lo he escrito ha sido por un poema, para que sea más bonito, o en narrativa porque así me estuve imaginando la película, pero decirlo, yo, ni de broma. Es la verdad, no lo he dicho. Bueno, para ser escritora medio romántica, que no lo haya dicho, eso sí que es muy raro. Pero esa es otra cosa que he elegido. Eso es porque estas dos palabras se han dicho tanto que la gente las dice como saludo, pero no porque les nace decirlas, porque las sienten.

He elegido esperar para decirlas, cuando me sienta preparada, cuando el hombre que esté a mi lado lo vaya a estar hasta el final de nuestras vidas. Ahí será el momento adecuado de decir estas palabras.

Estimado lector, ¿sabes lo fuerte de decir estas palabras? Te comprometes a darlo todo por esa persona. Amar es aprender a incomodarse para hacer sentir cómoda a la otra persona. Buscar ser mejor persona en beneficio de tu pareja. Querer, entender, apreciar, callar, aguantar, entregar. Muchas cosas.

Muy pocos están preparados para esto.

Quizá por eso la sociedad actual vive de lo fugaz. De “divertirse” un momento nada más. De casarse hoy y divorciarse mañana.

Craso error.

Lo efímero nunca es bueno. Lo duradero cuesta, pero vale la pena.

He elegido esperar. ¿Qué eliges tú?

 

Vidas desechadas

Me encanta leer. Es una de las cosas que llena mi alma. Pero, pienso en esos libros que empezaron con una línea y luego fueron desechados por sus autores, nunca verán la luz. Vivieron algún momento en una mente, pero nadie podrá disfrutar de esas aventuras.

Haruna Kisaragi Kontong.

Así sucede con el ser humano. Cada uno es un libro, una aventura. Pero la humanidad se ha perdido por completo. Siento que hemos llegado al punto de no retorno. Ahora, aquellas vidas que inician con la unión de un óvulo y un espermatozoide (la línea que refería antes) son desechadas por sus padres (los autores) y, aunque vivieron en el útero (la mente), no nacerán. Los matan, antes de respirar algo que no sea líquido amniótico. Los trituran, antes que puedan sentir una caricia. Aniquilan sus sueños, cuando sus corazones laten con más fuerza que el de sus madres. Se convierten en vidas desechadas como basura. Aventuras que nunca conoceremos por el egoísmo y la mezquindad de sus autores.

Sé que es un tema demasiado delicado, pero no puedo quedarme sin escribir unas cuantas líneas sobre un tema que, si revisas mi página, es constante en mi vida.

La lucha en contra del aborto.

Para poder escribir sobre esto voy a dar unas cuantas pautas sobre otra cosa, los virus:

Resulta que hay una tabla de diferencias entre los virus y lo que se denomina como SER VIVO. He aquí dicha tabla:

Microorganismos vs virus

Gracias a la Dra Aracely Alava (aka Viroloca) quien nos dio esta tabla hace años en Virología. Entiéndase Microorganismo como ser vivo. El virus no es un ser vivo.

Si hay algo que no queda claro de esta tabla, podéis anotarlo en comentarios.

Ahora me imagino que te preguntarás: ¿Qué tiene que ver el hecho que un virus no sea un ser vivo con el aborto?

Es que, por si no lo has notado, los proaborto dicen que los seres humanos no somos exactamente eso cuando estamos en el vientre materno. Eh… Si eso es así, se va al piso toda teoría de la evolución ya que, al parecer, en el vientre materno somos peces, cuando nacemos somos seres humanos y, por lo tanto, no morimos sino que nos convertimos en plantas.

¿Te das cuenta de lo ridículo que acabas de leer?

Por si no me crees que los proaborto dicen algo similar, te dejo este link:

http://www.hoy.com.ec/noticias-ecuador/la-autentica-tragedia-del-aborto-559307.html

Entiéndase que, según este señor, no es suficiente ser homo sapiens para ser un ser humano.

¿Te cuento algo? Homo sapiens significa hombre sabio. Pero, en lo que escribe este homo sapiens, no encuentro sapiencia. ¿La encuentras tú?

Dicen los proaborto, o, mejor dicho, las feministas, que luchan por poder elegir. Que tienen derecho sobre sus cuerpos.
Bueno, eso es cierto. Tienen derecho a elegir si hacerse un piercing, un tatuaje, levantarse a las 10:00 o irse de fiesta. Pero no tienen derecho a decirle a otro que hagan lo mismo o, peor aún, obligarles a hacer lo que ellas quieren. Es que, al elegir el aborto, matan a un ser.

Oh, pero ellas dicen que es mentira. Que no hay tal ser.

¿No hay tal ser? Como dicen algunos: ¡Toma esto!

Perdonen, pero, si estos no eran seres humanos… ¿Qué eran? Y es que, si no es un ser humano… ¡Me han estafado en la escuela, colegio, y en la escuela de medicina!

Así que, por los avances de la ciencia, sabemos de sobra que ahí adentro hay un ser vivo. Y, por si alguien tiene dudas, es un ser humano.

En el aborto, no importa en qué trimestre del embarazo, matan a ese ser humano. Así de fácil, frío y cruelmente sencillo.

¿Una prueba?

http://quieronacerchile.blogspot.com/2012/10/imagenes-en-video-reales-aborto-por.html

“Saquen eso, que es demasiado fuerte. ¿Por qué no ponen videos de violación?”, dicen algunos proaborto. Alegan que una violación es traumática. Pues, eso también es cierto. Bueno, traumático no. ¡Es una de las peores cosas que le pueden suceder a una mujer! ¡Sin importar la edad!

Y, llevar un embarazo producto de una violación, también es algo un poco traumático. Ah, pero… Abortar es aún peor. Eso por el simple motivo que, al abortar, creas otra víctima. El que te viola se lava las manos como Poncio Pilato y, si tú, mujer, eres abusada por alguien que siempre está ahí (papá, hermano, tío, padrino, primo, amigo, sobrino, vecino, padrastro…), al abortar le das pie para que siga. Al fin y al cabo, una pastilla o unos golpes lo solucionan todo, ¿no?

¡Pues no! Corre a denunciarlo. Abortar no te va a solucionar ese problema.

Yo no soy provida porque me dijeron que lo sea. Tampoco porque sea algo de moda. Peor porque me resulte un desafío. Me encantan los desafíos, pero esto dista demasiado de ser el caso.

Recuerdo un libro en el que decía: Elegir lo correcto es fácil. Lo difícil es llevarlo a cabo. Pero nunca imposible.

Es verdad que yo no he sido violada, tampoco he abortado. Pero sí han pasado cosas a mi alrededor.

Digo esto sin remordimientos: Soy producto de un embarazo no deseado que llevó a complicaciones a largo plazo a mi madre (largo plazo, no algo del momento; mi madre se descalcificó y aceleré que se presentara en ella la artritis reumatoidea y diabetes que presenta en la actualidad). Ella, a su vez, es producto de una violación. Casi me abortan, pero el doctor, quien llevaba mucha sangre de seres no nacidos en sus manos, eligió precisamente no participar en ese concierto sangriento. ¿Por qué? Lo ignoro. Tenía todas las herramientas para triturarme la cabeza, quemarme, cortarme en pedacitos… Vivo con una prima a quien casi abortan sin saber su madre que estaba embarazada. Todo por una inyección. Y, de alguna manera, nuestros padres biológicos se la ingeniaron para librarse de mi mamá, mi tía, mi prima y yo. Y les pongo padres biológicos porque apenas y dieron el 50% de genes que necesitábamos para completar la carga cromosómica y no ser meros óvulos que se van con cada menstruación.

Y así salimos adelante.

Yo pude nacer, y tuve muchas cosas para no nacer. Sólo faltó que llevaran a cabo la “operación”. Iba a ser clandestino. Con todas las seguridades, pero clandestino.

Cito y parodio a Pablo Neruda: Mujer, ¡Eres tú la causante de este juego sangriento!

Mujer, no te dejes ver la cara de… No cedas a instintos banales. ¿Imposible? Mentira. Eres un homo sapiens, saca a relucir ese título.

Mujer, defiende tu femineidad, no conviertas tu útero en un cementerio.

Mujer, para tu información, esto no es cosa de fe. Esto es cosa de ciencia y humanidad. Y de amor propio sin ser egoísta.

Mujer, hazte respetar. Aprende a decir no. Di NO AL ABORTO.

Esto lo firmo no solo con mi pseudónimo, con el cual ya has de estar familiarizados, sino también con mi nombre.

Haruna Kisaragi Kontong

Andrea Gabriela Morán Kontong

11-19 de Septiembre del 2001

Hola, estimado lector. Sé que esta fecha no es actual, es de hace once años. Pero esta fecha guarda un significado especial. Ese 11 de Septiembre, por desgracia, vimos lo degradante de la humanidad. Es verdad, vieron muchos por sus televisores dos aviones estrellarse con las torres gemelas de WTC, y a éstas derrumbarse como castillos de naipes; otro avión impactar en un lado del pentágono; y otro avión caer en medio de un bosque gracias a esos valientes pasajeros quienes decidieron enfrentar a los terroristas. ¡Quién sabe cuántas vidas salvaron con tan heroico acto!

Ese día yo estaba encerrada en mi mundo, preocupada por mis asuntos, banales muchos de ellos, pero importantes para mí. Hasta que ya entrada la noche me puse a ver televisión y me enteré de lo sucedido.

Y comenzó la odisea familiar.

Resultó desesperante tratar de ubicar a un familiar cuando muchas líneas estaban ocupadas, las llamadas no salían, y no había alguien en el lugar que nos pudiese ayudar. Al menos tuvimos un final feliz.

Recibimos la alegre noticia el 19 de Septiembre.

Pero, al menos una hora antes de esa llamada, me senté y escribí el que terminó siendo mi primer poema.

¿Consideré escribir antes de eso? No. Sólo me encantaba leer.

¿Por qué poesía? La verdad, no tengo idea.

Pero de esa manera desahogué la cierta desesperación que habitaba mi alma. Además de mis luchas personales, teníamos que asegurarnos de no tener que llorar a alguien caído en las torres. Agradezco a Dios infinitamente que no nos tocó una mala noticia. Mas te pido, estimado lector, sin importar el credo que profeses, que ores por aquellas personas que perdieron sus vidas en aquel fatídico día. Todas, incluyendo los terroristas.

http://es.scribd.com/doc/37736220/The-first-time-I-wrote Éste es un archivo que publiqué cuando cumplí nueve años de esta ardua, pero grata labor de escribir.

http://es.scribd.com/doc/65456116/When-Life-Changes Y éste es de cuando cumplí diez años.

Y para este año decidí escribir en este blog.

La vida cambia en un instante. No sabrás si…

Bueno, para que reflexiones un poco, te dejo lo siguiente: Eclesiastés 3. Es en la Biblia. Es una lectura hermosa que te hace reflexionar sobre la vida, lo que hacemos y lo que en verdad tiene importancia.

Gracias por darte un tiempito para leer.

Por cierto, los enlaces previos están en inglés. =P

La vida

La vida, regalo preciado que se puede ir en un segundo. No pienses en cómo. Sólo sucede.
Respira, inhala ese elixir vital llamado aire y continúa con tus labores, tus responsabilidades, tus gustos…
Detente, mira lo que hay a tu alrededor, dale gracias a Dios por todo lo que él, misericordiosamente, te regaló. Disfruta de cada cosa que pase. Aunque sea mala, que no te amargue.
Llora, no solo de tristeza, sino de alegría. No escuches a los que dicen que llorar no es de hombres o que llorar es de cobardes. Es tan solo la libre expresión de ciertas emociones nuestras.
Sonríe. Pero que no sea una sonrisa hipócrita o sin sentimiento. Que sea el reflejo de tu paz, tranquilidad y alegría, de tal manera que alegres el día de los demás.
Lee. La lectura enriquece el léxico y el alma, dependiendo de lo que se lee. Que las palabras se conviertan en historias que te permitan crear tu propio universo. No obstante, es bueno vivir en el que estás. No olvides tu entorno.
Escucha música. No la destructiva, que puede dañarte, ni a alto volumen, porque te ensordece. Escucha la música que te inspire. Oye atentamente el canto de las aves, una de las cosas más puras de la creación.
Observa el cielo y su infinidad. El sol, la luna y las estrellas que en su eterna danza forman las constelaciones que nos han maravillado desde el inicio del tiempo. Mira las flores tan hermosas en su sencillez. Percibe su dulce aroma que resulta más agradabe que el perfume más caro.
Reza. Ten ese momento de conversación con Dios. Él lo sabe todo, pero quiere que tú, como hijo amado, le hables y le escuches lo que tiene para decir como exclusiva, sólo para ti. Date tiempo para ese maravilloso encuentro. Él te da la eternidad.
Hay muchas cosas que puedes hacer y necesitaría más espacio para anotarlas. En resumen, vive.

Vive el presente porque el pasado ya se fue y el futuro aún no llega.
Vive lo palpable en lugar de habitar en el mundo de las ideas. Vive el tiempo actual.
Vive. Hazlo en paz y buscando la excelencia. Buscando ser lo mejor sin despreciar a los demás.
Así, amigo lector, llegarás a la tan anhelada felicidad… Y a la santidad.

¿Apoyo al talento ecuatoriano?

En estos últimos años hemos visto un auge de programas televisivos en los cuales se presume apoyar al talento ecuatoriano, sea a nivel de actuación, comedia, baile o canto.

Pero… ¿Se apoya a los escritores ecuatorianos? ¿Hay alguien que esté presto a brindar una mano amiga a la literatura?

Lo pregunto porque aunque no he mandado escritos míos a editoriales nacionales o internacionales, he escuchado muchas cosas sobre las mismas. Pero no es eso lo que viene al caso en este artículo. Sino algo más crítico todavía.

Pregunto yo: ¿Es acaso tan raro que un ecuatoriano pueda escribir en inglés y español sin problemas?

I’ll write some of this in English so I can prove my point. Too bad this is the first time I write in this language here.

Here’s the thing. There’s a library I liked once, until I had a bad experience there. I was kicked out. What was my crime? I picked up a book I wanted to buy, and I started reading just one page before paying it. No big deal, I had done it before at other libraries and nobody told me anything.

Until then.

This person came to me and took the book from my hands claiming it was forbidden. I said in my defense that I had done it before in other libraries and there was no problem. I didn’t break the package, it was already out! But this dude didn’t wanna hear me so I had to leave. I didn’t buy the book and I didn’t go back for almost a year.

That library is LibriMundi at San Marino. Right, the same one where the young ecuadorian writers forum was held on April.

At first, when we went there, I thought things had changed for good. I even considered going back as I go to some other libraries because this one is closer to my university. But, actually, things haven’t changed at all. And, if they did, it’s for worse.

Today I received a shocking new. A friend of mine published a great book a week ago. He is Ecuadorian and the book is in English. just because of that, they don’t want to sell it because it’s in a foreign language. Since when we are not able to write in English, Norwegian, or any other language we want?

I remember what an American writer told me once: I’d like to write in two languages like you do.

Then, why can’t we? Because we should just speak Spanish? Come on, we read English, we can write English, for God’s sake! It’s not about where’s the writer from and the language that writer should use for publishing. We are from a new generation. We are supposed to learn a lot from all around the world, including the language. Then, why is there a stop if we wanna publish in English?

Well, I speak and write English and Spanish, And I’ll keep doing it until I die. Unless I learn any other language =)

And if there’s no library for my future books just because they’re in English and not from a foreign writer but from a local one (the alleged reason why they won’t sell the book), there’s always another great (really great) libraries and Amazon.com

Just in case you wonder, the book is On the road to dreams.

Read me next time, dear reader!

 

Dia de la Tierra atrasado

Dia de la Tierra atrasado

Pasé unos días en uno de los distritos de la ciudad de Lima, el cual es considerado el más verde: Miraflores. Al ver los árboles, el Parque Kennedy y los paseos en media vía que conectan ciudad y naturaleza, no pude evitar pensar en una característica que se adjudica al ser humano: adaptarse a su entorno. Os pregunto: ¿lo hacemos? ¿Somos nosotros los que nos adaptamos al entorno o es el entorno el que termina violentado para “adaptarse” a nuestro estilo de vida?

Cada vez es más difícil encontrar áreas consideradas verdes, más aún encontras las que lo son en verdad. No es que sea New Age (no lo soy), pero está en la Biblia, en el Génesis, que Dios nos da la tierra para cuidarla y administrarla. No para destruirla y decir que no me importa o no es mi culpa. Un plástico que tiremos al piso es algo que a nosotros mismos nos puede hacer daño. Un poco de aceite en el agua mata a algunos animales. Petróleo o radiación en el mar no solo elimina el ecosistema de ese trozo de mar; lo contamina de tal manera que incluso la estructura molecular de las partículas que conforman el agua a nivel mundial se alteran. Si gustan pueden buscar el documental que lo explica, pero está en inglés.

Sí… Viva el progreso… Sigamos con el avance a la tan temida e inevitable destrucciónRecuerdo varias series y películas que satirizan la matanza de este planeta y en las cuales se representa a una humanidad que habita en el espacio. ¿Es eso lo que esperamos? ¿Vivir en el espacio es el siguiente “paso lógico”? Quizá esto parezca muy de ciencia ficción, pero no es así.

Image

Estimados, ésta es la tierra que se nos ha dado en heredad. Hace un siglo era un sueño llegar al espacio, a la luna, o a cualquier otra parte de nuestro sistema solar. Pero, con el tiempo, el ser humano aprendió cómo llegar tan alto como para escaparle a la gravedad que le sujeta a este planeta. E iniciaron los viajes al espacio para llegar a la luna, hacer experimentos y enviar satélites para permitir una comunicación globalizada.

Ahora, en el siglo XXI, éste es el planeta que tenemos:

Image

Ilustres, ya no solo contaminamos el patio nuestro o el del vecino. Hemos llegado al espacio.

¿Es esto lo que queremos? Ya ni podemos ver las estrellas por las luces de la ciudad en que habitamos. Aire fresco no existe excepto en pocas partes del mundo. Agua pura, con la estructura original de hace cientos de miles de años, ya no existe (según cierto documental). Seamos sinceros; si cogemos una botella con agua lo que sentimos que le da algún sabor extraño es los químicos que se le filtran.

No es bueno.

Os invito a que piensen. A que pensemos todos. ¿Queremos un lugar donde no haya dónde ocultarse del sol? ¿Un lugar que no podemos llamar hogar por la escasez de cosas básicas? ¿Un sitio que nos mate con la lluvia ácida que nos rocíe cual veneno fermentado de nuestros crímenes contra la naturaleza?

Reflexionemos… Aún queda tiempo.

Antes que lo olvide: Feliz día del Libro.

Sobre la Semana Santa 2012

Hoy, en la misa por Domingo de Ramos, el sacerdote de mi parroquia hizo una hermosa homilía. Me encantaría compartirla con vosotros.

Primero, tomemos en cuenta que hoy se recuerda aquel día en que recibieron a Jesús con ramas que cortaban de los árboles y mantos que echaban en tierra y aclamaban: “¡Hosanna al Hijo de David! ¡Bendito sea el que viene en nombre del Señor! ¡Hosanna en las alturas!”.

Esas mismas personas que lo recibieron con algarabía en sus corazones lo mandaron a crucificar unos días después, eligiendo liberar a un ladrón y asesino llamado Barrabás. Escogieron liberar a aquel que les iba a lastimar, en lugar de dejar ser al Hijo de Dios.

Pero, todo esto estaba escrito, y era para que sucediera así. Sólo sacrificándose a sí mismo (muriendo el grano de trigo) podía salvar a la humanidad entera del pecado.

Pero, ¿te dejas salvar?

En todas las épocas el ser humano ha hecho lo que le ha venido en gana. No son muchos los que escuchan el llamado de Dios. Y son menos los que eligen el camino que Él les depara. Es como que preferimos tener todo aunque sea por un breve momento en lugar de sacrificarlo todo para tener algo más placentero y duradero. Somos verdaderos rebeldes sin causa, haciendo lo que queremos cuando queremos sin conseguir una felicidad plena. La verdadera felicidad está en el Dios de amores.

Por eso, queridos lectores, me llamó mucho lo que dijo el sacerdote hoy.

–          ¿Por cuántas monedas he vendido a Jesús?

–          ¿Lo voy a crucificar en esta Semana Santa?

–          ¿Por qué no mejor me crucifico yo para variar?

Es obvio que no se expresó con estas palabras. Mi memoria, en ese aspecto, es muy mala, pero el mensaje es claro.

¿Cuándo lo vendo? Cuando:

–          Teniendo la oportunidad de hacer algo bueno, elijo lo malo.

–          Pudiendo ir a misa, prefiero ver televisión.

–          Sabiendo que por mi casa va a pasar el Viacrusis a las 07:30 am, me pongo lo que sea en los oídos para que no me moleste el “ruido” y dormir.

–          Me preguntan para hacer una de las lecturas de la vigilia del sábado, y les digo que no, ya que será muy tarde y no quiero trasnocharme en la iglesia.

Pero:

–          Si fuese una maratón de mi programa favorito, no me importaría amanecerme.

–          Si es una fiesta con todas las de ley, no me importa el ruido (y ahí sí que es el verdadero ruido), ni el trago que va de mano en mano, y otras cosas que se pasan y suceden ahí…

–          En el mismo caso de la fiesta, o una salida a discoteca, no me importa salir tarde de mi casa y en lo posible ir de lugar en lugar e incluso amanecerme fuera de casa bailando, tomando y quién sabe qué más.

Estos son unos cuantos ejemplos, pero hay peores. Y ustedes saben que en verdad es así.

Uno de los ejemplos que puso el padre fue sobre la infidelidad y la desobediencia.

–          Infidelidad: En este caso vendes a Jesús cuando eres infiel a tu pareja (enamorado/a, novio/a, esposo/a). No es necesario tocar fondo. Recordad que hay pecado de pensamiento, palabra, obra y omisión.

–          Desobediencia: Cuando nosotros, en el papel de hijos, desafiamos a nuestros padres. A veces tachamos a nuestros padres de anticuados, que no nos entienden. Nos mandan a comprar a la tienda de la esquina y no queremos ir. Ah… pero si se trata de ir al cine con los amigos o a simplemente ver vitrinas en un centro comercial nos desesperamos porque no nos dan permiso y se desata la batalla campal entre padres e hijos. ¿Es eso bueno? Como que… ¡no!

Y las dos siguientes preguntas… en verdad no tienen precio.

–          ¿Lo voy a crucificar en esta Semana Santa?

–          ¿Por qué no mejor me crucifico yo para variar?

Cuando hacemos cosas que no debemos, cuando no cumplimos los mandamientos, cuando somos en verdad desobedientes para con nuestro Padre Celestial, no solo lo vendemos cual Judas Iscariote. Resulta que terminamos haciendo algo peor. Lo crucificamos.

Sí, así como lo lees. LO CRUCIFICAMOS.

Cada vez que hacemos algo malo, es como si claváramos con nuestras propias manos a Jesús en el Gólgota. Hundimos cada milímetro más ese clavo entre su piel, sus huesos, sus músculos y la madera cada vez que volvemos a pecar.

Y lo matamos.

¿Se dan cuenta de lo que hacemos al desobedecer? Y parece algo inocente, ¿verdad?

Pero, ¿y si nos sacrificamos nosotros?

No, estimados. No se refiere a tirarte al piso sobre una cruz, que alguien te clave a la misma y te pongan como a Jesús en un monte. Se trata de cambiar. Ofrecerte como sacrificio. Desechar el hombre viejo para que surja el hombre nuevo, cual ave fénix de las cenizas.

Por si tenéis dudas, es posible, si tenéis fe y dejáis actuar a Dios en tu vida.

Es parte de la naturaleza humana el equivocarse, y no hay ser humano perfecto. Mas hay que recordar que todos estamos llamados a la santidad.

Difícil, sí. Pero no imposible.

Recordad cierta cita bíblica que es mi favorita, Filipenses 4,13: “Todo lo puedo con Aquel que me da fuerzas.”

Si dejáis que Dios tome el timón de vuestras vidas, encontraréis la verdadera felicidad.

Ahora, para terminar esta reflexión, os pregunto… ¿Qué vais a hacer en esta Semana Santa? ¿Crucificar de nuevo a Jesús o crucificarte? ¿Hacer que otro muera por tus pecados o asumir tu responsabilidad y cambiar para bien?

Recordad que es de vivir la Semana Santa completa, asistiendo a todo lo que se presente en la parroquia a la que asisten. Reflexionad todo lo que se hace y descubrid el mensaje que Dios tiene para vosotros.

¡Disfrutad de esta Semana Santa!

Un día en la historia de mi vida

02 de Marzo del 2002. Un hecho que sacudió mi alma aconteció un día antes. Para aquellos que lo saben, lo saben; para aquellos que no, en el misterio quedará.
Era un día algo nublado, especialmente por el meridiano. Y, un poco avanzada la tarde, empezó a llover.
Yo me encontraba jugando solitario en la computadora, a falta de unos naipes con los cuales jugar en el escritorio. Quizá de haberlos tenido no hubiera surgido el origen de muchas cosas.
Apenas tenía 13 años, pero sentía mi alma vieja y dolida. No lloraba porque no era mi costumbre hacerlo. Aún así, de alguna manera debía desahogarme. Jugar solitario no era suficiente, y no quería sentarme a leer.
Miraba a través de la ventana cómo caían las gotas de lluvia. Era torrencial y me daba la impresión que el cielo lloraba en mi lugar. Había truenos y relámpagos. Ninguno me asustó. No estaba sola. Mi abuela escuchaba su música haciéndome compañía en la sala de estudio, aunque cada una estaba en sus asuntos.
De repente, dejé de jugar y abrí un archivo de Word. Me quedé absorta contemplando la hoja en blanco. Era sólo una hoja, pero me llamaba mucho la atención. ¿Sabía manejar el programa? ¡Por supuesto! Ya había hecho antes trabajos para el colegio y para el curso de inglés que tenía los sábados.
Pero… ¿Había usado ese programa antes para otra cosa que no fuera hacer una tarea? La verdad es que no. Sólo hacía lo que tenía que hacer. No me había propuesto una meta personal.
Pues, ésta era la oportunidad. Siempre hay una primera vez, ¿no?. Comencé a escribir.
Sólo pensaba en una niña que tuviera que descubrir un secreto, algo que cambiaría su vida por siempre. La lluvia y los truenos junto con la computadora me sirvieron para el ambiente, pero lo que me inspiró más fue lo del día anterior, aunque no tenía que ver con la situación que estaba surgiendo de mis manos no hacia una pluma sino al teclado. Cuando me detuve a leer, vi que había escrito al menos unas cuatro páginas.
Y me gustaba.
No es que me encantara, porque sabía que tenía que mejorarlo. Aún así me gustaba. Antes, sólo había escrito poemas (muchos sin sentido, en serio) y no había intentado la narrativa. Era algo muy diferente, con muchas libertades.
No esperé más y seguí escribiendo.
Ahora, diez años después, sigo escribiendo.
Escribo tanto poesía como narrativa. Eso es algo bueno, creo yo.
Y ese archivo tiene como 106 páginas y debo editarlo antes de decir que está listo para mandarlo a alguna editorial o publicarlo de manera independiente.
Esa niña, que se desahogó con teclado en mano hace diez años, es ahora una mujer que escribe porque le encanta. El hecho que estudie medicina y que en unos años seré doctora no quiere decir que vaya a descuidar mi faceta de escritora.
Saludos, mi amig@ lector.
=)

Cito algunas frases que me regalaron el día de la tertulia:

Hola… Me gustaría regalarte un libro de pensamientos positivos para que tus futuras obras contengan palabras totalmente positivas.

Me gustaría regalarte una libreta para que escribas tus pensamientos.

Te regalo el momento que te pierdes al no mirar las nubes.

Je vous offre un chemian rempli d’extase et sagesse.

¡Gracias a todos!