Falso poder

Decir que no estoy en condiciones…
No, es rebajarme.
¿Quién eres tú para criticarme?
Veo tu vida hecha pedazos, y no entiendes razones.

Quizá en otros tiempos fuiste un maestro,
Llevaste a muchas generaciones a la grandeza.
Te veo ahora y, con desdicha, pienso:
¿Dónde quedó la gran sapiencia?

Solías ser un sabio
y ahora apenas si hablamos.
Relatabas los hechos históricos como si hubieses estado ahí
Y ahora ni recuerdas tu nombre por la demencia senil.

No eres ni la sombra de lo que alguna vez fuiste
y tu familia se alimenta del mando que albergaste alguna vez.
¿De algo te sirvió aferrarte al poder?
Sí, para olvidarte de tí mismo. Y ahora te marchas sin él.
Te subes al destartalado auto, sólo yo te observo.
Hasta nunca, cuervo cruel.
La facultad no necesita a “su merced”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s