Vidas desechadas

Me encanta leer. Es una de las cosas que llena mi alma. Pero, pienso en esos libros que empezaron con una línea y luego fueron desechados por sus autores, nunca verán la luz. Vivieron algún momento en una mente, pero nadie podrá disfrutar de esas aventuras.

Haruna Kisaragi Kontong.

Así sucede con el ser humano. Cada uno es un libro, una aventura. Pero la humanidad se ha perdido por completo. Siento que hemos llegado al punto de no retorno. Ahora, aquellas vidas que inician con la unión de un óvulo y un espermatozoide (la línea que refería antes) son desechadas por sus padres (los autores) y, aunque vivieron en el útero (la mente), no nacerán. Los matan, antes de respirar algo que no sea líquido amniótico. Los trituran, antes que puedan sentir una caricia. Aniquilan sus sueños, cuando sus corazones laten con más fuerza que el de sus madres. Se convierten en vidas desechadas como basura. Aventuras que nunca conoceremos por el egoísmo y la mezquindad de sus autores.

Sé que es un tema demasiado delicado, pero no puedo quedarme sin escribir unas cuantas líneas sobre un tema que, si revisas mi página, es constante en mi vida.

La lucha en contra del aborto.

Para poder escribir sobre esto voy a dar unas cuantas pautas sobre otra cosa, los virus:

Resulta que hay una tabla de diferencias entre los virus y lo que se denomina como SER VIVO. He aquí dicha tabla:

Microorganismos vs virus

Gracias a la Dra Aracely Alava (aka Viroloca) quien nos dio esta tabla hace años en Virología. Entiéndase Microorganismo como ser vivo. El virus no es un ser vivo.

Si hay algo que no queda claro de esta tabla, podéis anotarlo en comentarios.

Ahora me imagino que te preguntarás: ¿Qué tiene que ver el hecho que un virus no sea un ser vivo con el aborto?

Es que, por si no lo has notado, los proaborto dicen que los seres humanos no somos exactamente eso cuando estamos en el vientre materno. Eh… Si eso es así, se va al piso toda teoría de la evolución ya que, al parecer, en el vientre materno somos peces, cuando nacemos somos seres humanos y, por lo tanto, no morimos sino que nos convertimos en plantas.

¿Te das cuenta de lo ridículo que acabas de leer?

Por si no me crees que los proaborto dicen algo similar, te dejo este link:

http://www.hoy.com.ec/noticias-ecuador/la-autentica-tragedia-del-aborto-559307.html

Entiéndase que, según este señor, no es suficiente ser homo sapiens para ser un ser humano.

¿Te cuento algo? Homo sapiens significa hombre sabio. Pero, en lo que escribe este homo sapiens, no encuentro sapiencia. ¿La encuentras tú?

Dicen los proaborto, o, mejor dicho, las feministas, que luchan por poder elegir. Que tienen derecho sobre sus cuerpos.
Bueno, eso es cierto. Tienen derecho a elegir si hacerse un piercing, un tatuaje, levantarse a las 10:00 o irse de fiesta. Pero no tienen derecho a decirle a otro que hagan lo mismo o, peor aún, obligarles a hacer lo que ellas quieren. Es que, al elegir el aborto, matan a un ser.

Oh, pero ellas dicen que es mentira. Que no hay tal ser.

¿No hay tal ser? Como dicen algunos: ¡Toma esto!

Perdonen, pero, si estos no eran seres humanos… ¿Qué eran? Y es que, si no es un ser humano… ¡Me han estafado en la escuela, colegio, y en la escuela de medicina!

Así que, por los avances de la ciencia, sabemos de sobra que ahí adentro hay un ser vivo. Y, por si alguien tiene dudas, es un ser humano.

En el aborto, no importa en qué trimestre del embarazo, matan a ese ser humano. Así de fácil, frío y cruelmente sencillo.

¿Una prueba?

http://quieronacerchile.blogspot.com/2012/10/imagenes-en-video-reales-aborto-por.html

“Saquen eso, que es demasiado fuerte. ¿Por qué no ponen videos de violación?”, dicen algunos proaborto. Alegan que una violación es traumática. Pues, eso también es cierto. Bueno, traumático no. ¡Es una de las peores cosas que le pueden suceder a una mujer! ¡Sin importar la edad!

Y, llevar un embarazo producto de una violación, también es algo un poco traumático. Ah, pero… Abortar es aún peor. Eso por el simple motivo que, al abortar, creas otra víctima. El que te viola se lava las manos como Poncio Pilato y, si tú, mujer, eres abusada por alguien que siempre está ahí (papá, hermano, tío, padrino, primo, amigo, sobrino, vecino, padrastro…), al abortar le das pie para que siga. Al fin y al cabo, una pastilla o unos golpes lo solucionan todo, ¿no?

¡Pues no! Corre a denunciarlo. Abortar no te va a solucionar ese problema.

Yo no soy provida porque me dijeron que lo sea. Tampoco porque sea algo de moda. Peor porque me resulte un desafío. Me encantan los desafíos, pero esto dista demasiado de ser el caso.

Recuerdo un libro en el que decía: Elegir lo correcto es fácil. Lo difícil es llevarlo a cabo. Pero nunca imposible.

Es verdad que yo no he sido violada, tampoco he abortado. Pero sí han pasado cosas a mi alrededor.

Digo esto sin remordimientos: Soy producto de un embarazo no deseado que llevó a complicaciones a largo plazo a mi madre (largo plazo, no algo del momento; mi madre se descalcificó y aceleré que se presentara en ella la artritis reumatoidea y diabetes que presenta en la actualidad). Ella, a su vez, es producto de una violación. Casi me abortan, pero el doctor, quien llevaba mucha sangre de seres no nacidos en sus manos, eligió precisamente no participar en ese concierto sangriento. ¿Por qué? Lo ignoro. Tenía todas las herramientas para triturarme la cabeza, quemarme, cortarme en pedacitos… Vivo con una prima a quien casi abortan sin saber su madre que estaba embarazada. Todo por una inyección. Y, de alguna manera, nuestros padres biológicos se la ingeniaron para librarse de mi mamá, mi tía, mi prima y yo. Y les pongo padres biológicos porque apenas y dieron el 50% de genes que necesitábamos para completar la carga cromosómica y no ser meros óvulos que se van con cada menstruación.

Y así salimos adelante.

Yo pude nacer, y tuve muchas cosas para no nacer. Sólo faltó que llevaran a cabo la “operación”. Iba a ser clandestino. Con todas las seguridades, pero clandestino.

Cito y parodio a Pablo Neruda: Mujer, ¡Eres tú la causante de este juego sangriento!

Mujer, no te dejes ver la cara de… No cedas a instintos banales. ¿Imposible? Mentira. Eres un homo sapiens, saca a relucir ese título.

Mujer, defiende tu femineidad, no conviertas tu útero en un cementerio.

Mujer, para tu información, esto no es cosa de fe. Esto es cosa de ciencia y humanidad. Y de amor propio sin ser egoísta.

Mujer, hazte respetar. Aprende a decir no. Di NO AL ABORTO.

Esto lo firmo no solo con mi pseudónimo, con el cual ya has de estar familiarizados, sino también con mi nombre.

Haruna Kisaragi Kontong

Andrea Gabriela Morán Kontong

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s