Huir

Despierto en el bosque

Desperté, pero no podía abrir mis ojos. Mi cuerpo se sentía como de cemento. Podía escuchar un crujir de hojas en la distancia. Vino a mi mente el recuerdo de mis últimas horas de libertad. Cuando estaba con mis amigas tomando un café. Cuando nos fuimos a la discoteca a disfrutar de nuestra libertad de jóvenes. El tipo que me sacó a bailar y me pidió el número. Todo estaba bien. Aparentemente.

Recuerdo vagamente cuando salí de la discoteca y mis amigas me dejaron por mi cuadra. No estaba borracha, ni nada por el estilo, pero el sueño me vencía a cada segundo.

Sólo sentí una mano que me sujetaba por detrás y un pañuelo en mi cara. Inhalé una sustancia extraña.

Y me desmayé.

Despierto recién ahora. Siento un olor a bosque húmedo. Hace frío, pero no me puedo cubrir. No tengo mis zapatos. Sólo la ropa que me puse para festejar el compromiso de Shirley.

¿Me caí? ¿Me han golpeado? No, no siento dolor.

Pero, por el momento, no me puedo mover. Apenas puedo parpadear. Y veo todo oscuro a mi alrededor. Todavía es de noche, o quizá es otra noche la que me recibe. Una densa niebla recorre el lugar. Sí, estoy en un bosque. Sola.

Escucho una risa burlona en la distancia, junto con ladridos y pisadas. Alguien corre y se acerca. Sea como sea, tengo que correr. Tengo que huir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s